Neofilosofias bot

Programar es un ejercicio que te pule la introspección. Te adentra hacia un existencialismo pocas veces comprendido— la computadora nunca se equivoca. O al revés, siempre acierta. Quien se “equivoca” es quien percibe un error (¿realmente existen los errores?). Es decir, el programador mismo.

Por éso me interesé muchísimo en la filosofía. Es obvio que la computadora (aún) no se equivoca por incompetencia; hace lo que le ordenan. Este tipo de pensamientos me llevó a encontrarme a mí mismo como el artífice de mis propios éxitos y derrotas— la suerte se diseña. Por éso me adentré en el depresivo abismo que el amor al conocimiento provoca, y mi conciencia ha crecido de una manera exponencial. A veces, entre más conoces, más sentido tiene (o no) la vida.

Aprovechando que obtuve la API de Twitter (uno tiene que pedirles permiso) para el proyecto de Hiperoráculo que realicé en colaboración con el equipo de ZeYX, Doreen A. Ríos y Ricardo Sierra, se me ocurrió armar un bot que, básicamente, concatena prefijos, doctrinas filosóficas y adjetivos igual con tono filosófico. Ésta es una idea muy común, pero quería armarme uno para ver qué se sentía y cuál era el proceso.

El bot está alojado en Glitch, plataforma que tras trabajar con ella a profundidad encuentro muy accesible y atractiva para proyectos así. La aplicación es una app de Node.js que ejecuta un setInterval() cada x horas llamando las instrucciones para combinar elementos individuales de los arreglos prefijos, doctrinas y adjetivos. Al final ejecuta la función post de la librería twit (con mis datos de acceso) y voilá, un nuevo concepto que ampliará nuestra conciencia.

El proyecto está alojado en GitHub.